¿Cómo gestionar las altas capacidades y las necesidades especiales en el aula?

La educación requiere de un modelo de escuela comprensiva que otorgue a cada
alumno las herramientas necesarias para poder desarrollarse. En este sentido, es esencial que
desde los centros educativos perciban la atención a la diversidad como principio elemental
durante toda la enseñanza básica, con el propósito de ofrecer a todos los alumnos una
educación adecuada a sus características y necesidades.

En la actualidad nos encontramos, cada vez con más frecuencia, aulas escolares donde
conviven estudiantes con necesidades educativas, motivaciones, intereses y ritmos de
aprendizaje totalmente diferentes. Esto supone un reto para las escuelas debiendo adaptar
su enseñanza a los requisitos de cada uno de los alumnos. Cubrir estas necesidades requiere
formación constante por parte de la Comunidad Educativa (personal docente y Departamento
de Orientación) e, incluso, de las familias, para poder detectar a tiempo cualquier tipo de
necesidad educativa del alumnado.

En esta ocasión vamos a destinar este artículo a los alumnos con altas capacidades
intelectuales
, que, a partir de ahora, llamaremos AACC.

En ocasiones cuando hablamos de necesidades educativas especiales parece que se
hace referencia a aquellos estudiantes que presentan dificultades de aprendizaje, no
obstante, los alumnos con altas capacidades también requieren de una atención específica.

Al igual que sucede con todas las personas, los niños y niñas con altas capacidades
tienen características y aptitudes que les hacen únicos. Sin embargo, esto se presenta como
uno de los principales motivos por los que en muchas ocasiones los alumnos con AA.CC. son
difíciles de percibir. Si bien es cierto que hay características que pueden ser comunes a todos
ellos, otras muchas no lo son y por eso se debe tener una especial sensibilidad y formación que permita discriminar. Lo importante es conocerlos, mostrar interés por sus curiosidades y
favorecer su motivación.

La detección temprana por parte del Equipo de Orientación, profesores y familia con
hijos/as de AACC es fundamental
para lograr que su desarrollo académico y personal se
realice de manera adecuada, por eso es importante contar con formación continua al respecto.

Hoy en día, afortunadamente, cada vez son más los colegios que entienden que una
atención educativa basada en la diversidad es crucial para el desarrollo máximo de las
habilidades y competencias de sus alumnos. Este modelo de línea pedagógica permite que
tanto profesores como orientadores, sean capaces de detectar las necesidades educativas
especiales y las altas capacidades en los alumnos.

Para ello, algunos centros educativos desarrollan un modelo de aprendizaje
personalizado
atendiendo a la diversidad y contemplando los intereses del alumnado.
Además, todo ello se refuerza con un trabajo y seguimiento emocional a través de la vida
escolar como puede ser Consejo de la Infancia o Mediación Escolar, tutorías familiares,
reuniones uno a uno con el tutor, asambleas, Escuelas de familias, acogidas y cierres del día.
Como apunta el neurocientífico Francisco Mora “el cerebro sólo aprende si hay emoción”.

Como podemos observar, el trabajo y la comunicación global entre los centros, las
familias y los alumnos juega un papel decisivo
en el hallazgo. Siendo esta perspectiva
pedagógica clave para detectar de manera sencilla las necesidades educativas especiales, las
diferencias individuales y por supuesto las AACC y es que tal y como apunta Javier Touron, “El
talento que no se cultiva, se pierde”.

Una vez identificadas las necesidades se propone un plan de actuación, adaptado a
cada alumno, que puede ir desde el enriquecimiento curricular hasta la aceleración escolar
como medida extraordinaria (para aquellos casos que lo precisan), realizando un análisis
previo concreto e individualizado en cada caso.

El objetivo principal de los centros educativos es favorecer que sus alumnos aprendan
activamente
y por descubrimiento, con problemas reales ajustados a sus inquietudes y
motivaciones personales, y por supuesto que sean ciudadanos solidarios, cívicos,
comprometidos, responsables, autónomos y felices.

Laura García

Departamento de Orientación de Mirasur School

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Utilizamos cookies para que tengas la mejor experiencia en nuestra web. Si continúas navegando en este sitio, consideramos que estás de acuerdo con nuestra política de cookies.    Más información
Privacidad